240

2021 |
Holanda

De Veroordeling

The Judgement

Director: Sander Burger
Reparto: Fedja van Huêt, Lies Visschedijk, Yorick van Wageningen
Periodismo como tema: Central
star
IMDB: 7,4/10 |
Letterdbox: 3,6/5

Plataformas donde mirarla en tu país:

Un periodista de la TV holandesa se enfrenta a la policía, a los tribunales y a los medios de comunicación en su intento por descubrir la verdad sobre un controvertido caso de asesinato.
El periodista televisivo Bas Haan (Fedja van Huêt) investiga el asesinato de una viuda acaudalada y encuentra evidencia que podría probar la inocencia del principal acusado, su contador. Al cabo de unas semanas presenta un informe sobre las frágiles pruebas en su contra, lo que contribuye a que la Justicia deje en libertad al contador, pero al mismo tiempo esto hace que crezcan las acusaciones en contra de un modesto empleado de mantenimiento. Desconcertado por el circo mediático en contra de este nuevo acusado, Haan le pide tiempo y recursos a la directora de noticias para poder corregir su error inicial y descubrir la verdad.

Filmada de manera sobria y desarrollada como un procedural, la película no se explaya demasiado sobre el sistema judicial (ni sobre el asesinato que sacudió a los Países Bajos a principios de siglo y que sirve de puntapié al film) pero sí sobre el oficio de informar. El judgement del título internacional es aquel que los medios de comunicación hacen del pobre empleado que termina acusado de un crimen horrible y cómo esta mezcla entre desinformación, sensacionalismo, espectacularización y mala fe termina arruinando su vida y la de su mujer.

El film muestra a Haan como un periodista comprometido pero imperfecto, cuyos errores terminan causando un daño que luego intenta enmendar. No sabemos nada de su vida privada y sus investigaciones le llevan buena parte del día, que culminan en largas horas en la sala de edición buscando pulir un buen informe para el noticiero. Las charlas con su jefa directora de noticias son casi siempre negociaciones (primero más tiempo para seguir una pista, luego el apuro por emitir un informe-primicia) y su buen trabajo no siempre es reconocido: hay un gusto amargo cuando el protagonista constata que ni siquiera su informe final, que prueba de manera inequívoca la inocencia del segundo acusado, alcanza para salvar la reputación de un hombre que ya fue condenado por la opinión pública. En sus escenas finales, el film logra transmitir la rabia que generan aquellos personajes con intereses espurios que encuentran en los estudios de televisión una plataforma para mentir o confundir a la ciudadanía.

Manuel Barrientos y Federico Poore